Bonos de carbono: la monetización contra el cambio climático

A partir del segundo semestre del 2018 se lanzará formalmente el mercado de carbono en México

Por Vanessa Solis 

Ciudad de México.- Durante su participación en la Cumbre One Planet, el presidente Enrique Peña Nieto anunció medida con las que México respalda el Acuerdo de París y coadyuva en reducir la emisión de gases de efecto invernadero, una de ellas es el lanzamiento del primer mercado de carbono en América, con reglas pactadas para fijar su precio.

En dicho mecanismo internacional encaminado a reducir las emisiones contaminantes al medio ambiente, a través de la compra y venta de bonos de carbono, participarán Canadá, México, Costa Rica, Colombia y Chile.

Así como los estados de California, Washington, en Estados Unidos, y Ontario y Quebec, en Canadá, además de organizaciones internacionales.

"El propósito es promover mercados de carbono interregionales, y estandarizar sus sistemas en la determinación de precios", resumió el mandatario en la sesión de Jefes de Estado de la Cumbre One Planet.

El mercado de carbono operará desde la Bolsa Mexicana de Valores, en el que participarán cerca de 500 industrias y donde se asignará un precio a aproximadamente 400 millones de toneladas de CO2e.

Peña Nieto dio a conocer, ante jefes de Estado y de gobierno que "el próximo año, en 2018 iniciaremos la fase piloto del mercado de carbono que será el primero en su tipo en toda América Latina".

Entre las medidas que México ha adoptado en favor del cambio climático, dijo, que se han decretado impuestos a la emisión de carbono que han permitido una recaudación de 1.3 mil millones de dólares y hemos creado subastas de energía eléctrica y certificados de energías limpias para promover la generación de energía limpia".

En el segundo semestre del 2018 se lanzará formalmente el mercado de carbono en México, el cual, se prevé, será altamente competitivo.

El precio por bono de carbono se fijará en función de la oferta y la demanda del mercado. No obstante, tendrá que estimular la inversión de nuevas tecnologías o la renovación de procesos industriales.

La Bolsa Mexicana de Valores  establecerá límites sobre el precio que mejor podría funcionar. En países desarrollados el precio por tonelada de dióxido de carbono se negocia hasta en 51 dólares, mientras que en países en desarrollo, como en China, puede alcanzar 19 dólares. Un bono de carbono representa a una tonelada de dióxido de carbono equivalente.

Cuando empiece la implementación del Acuerdo de París en el 2020 estos precios van a cambiar sustancialmente porque se van a activar muchos mercados y se va a establecer un precio global, entre ellos el de bonos de carbono de la industria de la aviación, que es el primer mercado internacional.

México opera desde el 2013 el mercado voluntario de carbono, el cual permite a las empresas convertir sus servicios y productos en carbono neutral o anular su impacto ambiental.

De acuerdo con la Plataforma Mexicana de Carbono, el mercado de bonos de carbono es un instrumento mercantil que facilita la compensación voluntaria de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a través de la compra de bonos de carbono de proyectos mexicanos.

Algunas de las empresas que ya participan son Danone, General Motors, Aeroméxico y Microsoft.

A nivel mundial, en los últimos 10 años el mercado voluntario de carbono ha alcanzado 4,500 millones de dólares en transacciones y se han logrado reducir 1,000 millones de toneladas de CO2 equivalente.

Pero, ¿qué son los bonos de carbono? son un mecanismo de descontaminación que busca reducir las emisiones de gases contaminantes causantes del calentamiento global o efecto invernadero y es uno de los tres mecanismos propuestos en el Protocolo de Kyoto.

Los bonos de carbono se obtienen con proyectos que disminuyen la emisión de gases que están en el ambiente, contribuyendo a reducir el efecto invernadero que causa el calentamiento global.

Este sistema ofrece incentivos económicos para que empresas privadas contribuyan a la mejora del sistema operativo de la calidad ambiental y se consiga regular la emisión generada por sus procesos productivos, considerando el derecho a emitir CO2 como un bien canjeable y con un precio establecido en el mercado.

En un esfuerzo por reducir las emisiones que provocan el cambio climático en el planeta, como el calentamiento global o efecto invernadero, los principales países industrializados -menos Estados Unidos y Australia- establecieron un acuerdo que establece metas cuantificadas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para el 2012: el Protocolo de Kyoto.

Para cumplir se están financiando proyectos de captura o abatimiento de estos gases en países en vías de desarrollo, acreditando tales disminuciones y considerándolas como si hubiesen sido hechas en su territorio.
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto