"Atando cabos" / En la opinión de Esteban Martínez

Esteban Martínez / APRO / MX Político.- Lo digo porque, como enemigo que es de Dios y de todos los que en él creen, en jugada maestra, ha logrado que la mayoría de los feligreses de las iglesias de los cristianos evangelistas, con sus pastores a la cabeza apoyaran a políticos como Donald Trump, actual mandatario estadounidense, y a Jair Messias Bolsonaro, presidente electo del Brasil.

Servidor, estimado lector de la presente, por decir lo menos, le extraña ese apoyo entusiasta y persistente, obstinado de los cristianos evangélicos… el mayor grupo religioso de los USA, más grande que el de los católicos y el de las otras iglesias protestantes… los evangélicos tiene por cierto, por verdad absoluta y universal, que la Biblia es la fuente última de la verdad… y están seguros que ellos… como los católicos y otras iglesias disidentes… son los únicos y verdaderos seguidores y representantes de Cristo aquí en la Tierra… presumen de que tienen una visión moderna de los hechos y las cosas… afirman que siempre tratan de hacer progresar la civilización… que hacen labor humanitaria… que siempre piensan, hablan y actúan en favor de la libertad de expresión del cristianismo en los USA… y en cualquier otro país en que tengan iglesias, pastores y feligreses… y que como es la voluntad de Dios que todos los humanos se salven, es su deber… el de los cristianos evangelistas… el convertir al resto de los mortales en seguidores de su fe… de hacer de todo humano un cristiano renacido, como ellos mismos se consideran y nombran… así como el defender la vida y la familia.

Todo lo que piensan, proponen y no pocas de sus decisiones, son legítimas en sí… pero las ponen en duda… las comprometen con su apoyo a individuos como D. Trum y J. M. Bolsonaro.

El primero, D. Trump, no lo dice servidor, sus palabras y actos lo exhiben como un individuo contradictorio e incluso cínico… pues no se muerde la lengua y, prepotente, se cree con derecho a decir que hay países que son una mierda y personas que no son más que animales… y cuando esas declaraciones lo muestran como machista, antifeminista, homofóbico y discriminador, se defiende diciendo que no es discriminador, ni xenófobo, que no ningunea a la mujer por el mero hecho de serlo, ni desprecia a los extranjeros ni a sus idiomas… olvidando que dijo que en su país solo hay un idioma obligatorio… el inglés… sería interesante el que los hispano-parlantes hicieran campañas tan intensas de su idioma en los USA, como lo hacen los sajones en favor del inglés en otros países… y ver lo que dirían Trump y sus partidarios… ¿o no, mi estimado lector?

El segundo, J. M. Bolsonaro, a pesar de ser católico… el credo religioso más odiado por los evangélicos… no dudó en viajar a Israel en el 2016 para ser bautizado en el río Jordán, de gran simbolismo para los cristianos evangélicos… ¿para ir ganándose él su gran poder e influencia y lo apoyaran en los comicios presidenciales del 28 de octubre de este 2018, como dicen las malas lenguas?... este personaje, militar retirado él… es un admirador del chileno Pinochet… y de los militares golpistas de triste memoria para Brasil… que ha dicho, según noticias, que los mismos cometieron un gran error, que no debieron torturar a sus oponentes que lo que debieron hacer fue matarlos… también es discriminador, racista, piensa que los indios y los afrobrasileños, son una rémora, un freno para el futuro progreso, para la grandeza brasileña… y hay que neutralizarlos… o deshacerse de ellos por el bien del país y, a una pregunta que se le hizo en una entrevista, de si uno de sus hijos tomara por pareja a una negra o mulata, contestó que eso no podía ocurrir, “porque sus hijos estaban muy bien educados”.

Así las cosas, estimado lector que hasta aquí me ha seguido, usted dirá si las palabras y hechos… tan contradictorias por veces… de Trump y Bolsonaro no hacen dudar… e incluso desacreditan y hasta ponen bajo sospecha todo lo que dicen y hacen… llevando a los maliciosos a pensar si… el grupo religioso mayor, más rico y poderoso de los USA… y en expansión por el mundo… no será la mano de gato, un medio de injerencia… de intervención del imperialismo neoliberal estadounidense, para penetrar en otros pueblos y ponerlos al servicio de los grandes interese de los empresarios, políticos e individuos directores del gran complejo industrial-militar de los USA… ¿o todo eso de las actitudes y palabras de Trump y Bolsonaro no es más que una mala jugada de nuestro enemigo el diablo?

Usted, estimado lector de la presente, ¿qué piensa al respecto?

De todo modo, servidor pide fervorosamente a Dios que nos ayude a salir con bien de esta crisis de inseguridad y miedo al presente y al futuro.
--
Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto