Crea Friedeberg la Fifípolis surreal

Redacción

Noticias MX.- Cada sexenio los presidentes hacen de su política un acto cultural, una frase, un chiste o hasta una palabra han caracterizado a sus gobiernos, como olvidar el característico ¡Hoy! de Vicente Fox, o el chiste "estoy a un minuto, no menos, como cinco" de Peña Nieto, y hoy quien gobierna nuestro país, ha dividido a la sociedad -quizá sin querer- en dos bandos, los que son fifís y los que no lo son. 

Fifí, del francés, que significa "tiene modales y actitudes delicados y exagerados" es como ve a nuestra ciudad el artista plástico Pedro Friedeberg, que a sus 83 años se mantiene activo y le gusta divertirse. 

En la presentación de su exposición "Fifípólis" en la galería MAIA Contemporary, en la Ciudad de México ironizó sobre el concepto "Fifí",  el cual considera que divide a la sociedad, por eso lo despoja de sus connotaciones peyorativas e identitarias.

“El maestro encuentra este nuevo término como una forma ofensiva para señalar al otro. Con el toque de ironía que lo caracteriza, abordar este concepto de fifí surgió muy natural: este México del régimen contemporáneo ha introducido esta palabra, la cual separa a ‘ellos’ de ‘nosotros’. Friedeberg hace una burla a esta idea de la división sistémica, pues este gobierno surgió de la idea de la separación y la otredad”, señaló, en conferencia de prensa, Alejandro Sordo, representante del artista y curador de la muestra.

“Es infantil tachar a una cosa que no se comprende de fifí; no hay nada que reflexionar, que cada quien diga lo que quiera, pero que no sea peligroso, porque si se torna así, caemos en el fascismo, cosa que no queremos… a lo mejor hay gente que sí quiere caer en eso… no sabemos”, abundó el creador de origen italiano.

Con 26 efigies individuales Pedro Friedeberg representa uno de los los edificios principales de la bella Metrópoli Fifipolitana, como el Templo de Sta. Perpleja Mártir, el Museo de las Bellezas Insoportables, Dificilandia Escuela de Amabilidad Burocrática y la Clínica Aleopática de Enfermedades de la Opinión.

La exhibición aglomera 108 piezas concebidas en los dos últimos años: 60 son bidimensionales y el resto esculturas; las obras van desde pinturas creadas con tinta, acrílico y acuarela sobre museum board, hasta muebles hechos con reglas de madera, en forma de mano y esculturas de figuras humanoides revestidas con lámina de oro.

Para Friedeberg su ciudad ideal “estaría basada en los cánones académicos de Platón, Vitruvio y los clásicos”, y opinó que la gente percibe la arquitectura de forma equívoca, “porque la fundada en los 20, en Alemania, la Bauhaus, por ejemplo, no va de acuerdo con México: la CDMX es una ciudad muy desordenada y mugrosa, ése es su encanto, todo es espontáneo en la sangre latina; la alemana es militarizada, ¿no sé por qué los arquitectos de aquí quieren usar ese estilo minimalista?”, cuestionó.

“Diego Rivera hizo el Anahuacalli, una obra maravillosa, pero demasiado aztecoide; creo que Frida Kahlo hubiera sido mejor arquitecta, por el simple hecho de ser mujer… ¡yo soy 100 por ciento feminista!”, abundó.

André Breton alguna vez nombró a México “el país más surrealista”, Friedeberg difiere con él, pues exclamó que todo el mundo lo es; no obstante, remarcó que la CDMX es una urbe donde situaciones de esa índole ocurren en todo momento como, “que ustedes me pregunten cosas extrañas o que la gente tome el Metro para ver el cristo crucificado de Iztapalapa”.

Fifípolis

Cuándo: hasta el 22 de diciembre, de martes a domingo

Dónde: MAIA Contemporary (Colima 159, Roma)

Cuánto: entrada libre

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto